Buscar este blog

miércoles, 15 de abril de 2015

UNA LIBRA DE PERFUME PARA CRISTO




JUAN 12:1-8; Marcos 14:1-9

Introducción

Mientras Martha atendía a servir, Judas y los discípulos al dinero, y a salvar su pellejo, María era la única que estaba enfocada en las necesidades de su maestro. Sabiendo que no podía evitar que el plan de Dios se cumpliera, se concentró en hacer lo que podía: Honrar a Cristo dándole lo mejor que tenía, de la mejor manera en el momento más oportuno.

I-                  MARIA DIO LO MEJOR A SU SEÑOR

a)    Ofreció un frasco de alabastro (piedra liza de mármol translucido proveniente de Egipto) de perfume de Nardo Puro (El nardo es la espiga de una planta aromática de la India) con el cual ungió al Cristo (El ungido) para su sepultura.
b)    El costo del perfume fue inmediatamente tazado por Judas en más de 300 denarios, lo cual significa que era el equivalente de un año de salario de un obrero común. Era mucho dinero, pero María no pensó que era gran cosa para su maestro. No ofreció más porque tal vez no tenía más. Su grado de agradecimiento y de devoción por su Señor eran tan grandes por la amistad y el amor que el les había brindado y por regresar de la muerte a su hermano Lázaro, el cual ahora compartía con Jesús a la mesa, que no meditó en el costo de su regalo: Jesús dijo: “Ha hecho lo que podía (Marcos 14:8)”. María HIZO LO QUE PUDO. SU MAESTRO VALIA MUCHO MAS QUE ESO
c)     Los discípulos calificaron aquello como: “Un desperdicio”. Así cuando tú le das tu mejor tiempo o tus mejores recursos materiales al Señor, siempre habrá quien crea que estás haciendo un desperdicio. Jesús sin embargo lo llamó UNA BUENA OBRA (Marcos 14:6).

II-               MARIA LO DIO DE LA MEJOR MANERA

a)    Los hizo estando a los pies de Jesús que era su lugar favorito (Lucas 10:40; Juan 11:32). Es el lugar del que ofrece un servicio humilde, sabiéndose indigno de tan grande privilegio.
b)    EL perfume tuvo un uso único al decirnos Marcos 14 que ella quebró el frasco de alabastro. Lo usó todo en él.  ¿A quién más le  podía dar ella del perfume que usó con Cristo?. ¿Quién tendría los meritos para usar lo que usó el santo de los santos? . La honra de Cristo es única y no debemos compartirla con nadie más.
c)     Lo derramó sobre todo su cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Lo secó con sus cabellos que es una parte muy delicada de la mujer, es su corona y su honra. No le importó despeinarse o que todos la viera u olieran.

III-            LO OFRECIÓ EN EL MOMENTO OPORTUNO

a)    María midió el momento. Jesús dijo que ella “lo tenía guardado para el momento de su sepultura (Juan 12.7)”.  Nosotros también debemos tener “dinero para” ,“Planes para”, “tiempo para”, “Lugares para”… honrar al Señor.
b)    También dijo el Señor que ella se había “Anticipado” (Marcos 14:8). En lugar de llevarle flores o velones al sepulcro, le llevó perfumes a su mesa. Muchos no se anticipan al tiempo de las enfermedades o de la vejez, cuando ya no hay vigor para servir al Señor (Eclesiastés 12:1). Dale tu mejor momento a Cristo. Anticípate hoy a entregar tu vida al Señor.
CONCLUSIONES
a)    María nos dejó un ejemplo inestimable de amor, devoción y servicio al Señor. Fue criticada por eso, pero el Señor aprobó su acción. Lo que otros llamaron desperdicio, Jesús lo llamó una buena obra.
b)    EL Señor dijo que donde quiera que se anuncie el evangelio se hablaría de lo que ella hizo para su memoria. El Señor siempre honra a los que le honran (1Samuel 2:30). Y si tu lo haces en lo secreto, el te compensará en público.
c)     El perfume el amor, de la gratitud, del sacrificio y la devoción, siguen oliendo hoy más que nunca. Porque hoy más que nunca se necesitan personas que dejen a un lado el egoísmo y piensen en la mejor manera de dar gloria al que gloria se merece.
María no podía evitar la muerte del Señor, pero si pudo hacerle ese duro momento más llevadero, al estar concentrada en las necesidades y los planes del Maestro y no en lo que podía conseguir de Cristo

No hay comentarios: